16 dic. 2015

HAPPY BIRTHDAY TO ME (+18)


17 de diciembre de 2015.

Y si, después de mucho tiempo esperando este día, por fin ha llegado y ya tengo los 18 que con tantas ganas esperaba hace unos años. Y aunque normalmente me cuesta hacer estas cosas, hoy he decidido dedicarme este post a mi misma, hacer balance de este último año y regalaros un pedacito más de mí. Porque ha sido un año de cambios, de muuuuchos cambios, pero también ha estado lleno de cosas maravillosas y nunca está de mas pararse a pensar en todo ello.

Siempre me he considerado una persona insegura, y como consecuencia de ello, muy vergonzosa. Aunque tengo que decir que estos últimos años, los que me conozcáis desde hace tiempo lo sabréis, he aprendido a cambiarlo poquito a poquito y me he superado en muchos aspectos en los que jamás pensé que me superaría… aún así he sabido lo que era sentirme diminuta al lado de mucha gente, he sabido lo que era no confiar ni lo mas mínimo en mi misma, he sabido lo que era que la vergüenza me frenase a  hacer todo aquello que quería y también he sentido la sensación de mirarme al espejo y no verme ni un día bien por ese maldito complejo que tras tres años seguía sin desaparecer.

 Pero por suerte, todo en esta vida tiene solución y después de un tratamiento de diez meses- diez duros meses, todo hay que decirlo- ese complejo por fin desaparece, dándote un poquito mas de seguridad, ayudándote a creer un poquito mas en ti misma…hasta que cuando todo parece ir bien aparecen nuevos problemas, y aunque sabes de sobra que las enfermedades estéticas de momento se quedan precisamente en eso, en la estética, no puedes evitar pensar en lo que te espera, en esa inseguridad que vuelve poquito a poco a ti, en la actitud con la que vas a tener que afrontarlo y en cuanto tiempo tardaras en aceptar algo que va a formar parte de ti para siempre. Pero como ya he dicho, ojala ese fuese el menor de los problemas que pudiéramos tener, ojalá todo se quedase reducido a eso. Damos -y me incluyo, por supuesto- tanta importancia a la estética y a lo superficial que a veces nos olvidamos de que lo realmente importante es buscar nuestra felicidad, algo que a veces impiden nuestros propios complejos...y cuanta falta nos hace reflexionar y aprender sobre esto.

Este año he tenido la suerte de saber por tercera vez lo que es pisar una pasarela, la última de ellas con 700 personas a modo de espectadores. Te tiemblan las piernas y deseas que todo pase cuando antes. No quieres ser consciente de toda la gente que te está mirando. En ese momento eres tú, tu coreografía, tus tacones y la pasarela, nada más. Pero para una persona tan insegura como yo, es un paso de gigante hacerlo. Tienes que desprender seguridad a cada paso que das,  esa seguridad obligada que ni siquiera tienes, pero tienes que creértelo, tienes que ir a por todas…y solo te queda disfrutar y esperar que todo salga tan bien como la gente espera. Y termina y sientes que te has vuelto a superar, que si quieres puedes, y que todo es posible…y es que el hecho de desfilar en sí es lo de menos, pero  el hecho de hacerlo sabiendo como soy y todo lo que me cuesta…eso sí que es enorme!

Pero los cambios  también llegan en aspectos de tu vida que nunca te hubieses imaginado. Siempre he sido de las personas que en la amistad opta por la calidad, y no por la cantidad. De hecho siempre he tenido los tres pilares que me sujetaban muy bien definidos y aunque quizá soy -o mas bien era- un poco fría y no exteriorizaba todo lo que pensaba o sentia, sabia por quién apostar, por quien dejar el orgullo a un lado, por quien dar todo lo que estaba en mi mano…sabia quienes eran mi prioridad y sin embargo, eso que ves infinito, esas amistades que parecen para toda la vida, desaparecen de un día para otro, sin ningún tipo de explicación.

Creo que no hace falta nombrar el gran vacío e impotencia que sientes en esos momentos en los que alguien con la que hacías planes tan a largo plazo deja de estar en tu vida, y ya que me pongo sincera,  he de decir que sigo sintiendo lo mismo a día de hoy. Es duro, muy duro, ver fotos, vídeos, cartas, mensajes...y darte cuenta que todo aquello que en su época no valorabas lo suficiente ha pasado a valer millones para ti. Y a la vez es triste ver como alguien que ha sido parte de tu rutina ahora es una desconocida mas, alguien a quien dudas si saludar por la calle o agachar la cabeza por la vergüenza que te produce la situación.  Alguien que lo era todo y que desaparece. Y con ello, la rutina que esa persona era en tu vida.

Y puedo prometer que jamás he pasado tantos meses seguidos decaída preguntándome una y otra vez porque el tiempo a veces te rompe los esquemas y cambia por completo tu vida, o eso te parece a ti en esos momentos. Y a día de hoy, aún habiendo pasado algo mas de un año, no hay día que no lo tenga presente, que no me reproche todo aquello que podía haber hecho y que no hice, que no me sienta culpable por no valorar cada momento tanto como ahora lo valoraría.

Pero supongo que, cuando no te queda otra opción, decides sacar el lado positivo de la situación y en mi caso aprendí, aprendí mucho…a demostrar, a expresar, a aprovechar todos y cada uno de los momentos en vez de centrarnos en programar el futuro que quien sabe si será con esa persona.  Y me di cuenta de que hay personas que dejan huella y a las que, a pesar de todo, tienes mucho que agradecer. Por todo lo aportado y por ayudarme a hacer esto que ahora mismo estoy haciendo y para lo que en esos momentos no tenia fuerzas suficientes...gracias. Y aunque me encartaría compartir todas las cosas bonitas que me ha dado la vida este último año me doy por satisfecha, muy por satisfecha, si el cambio ha sido para mejor. Al fin y al cabo, que seria de nosotros si no luchásemos por esa felicidad de la que tanto nos hablan…

Pero no todo iba a ser tan malo. De repente las cosas cambian y aparecen personas nuevas cuando mas lo necesitas...porque a veces, donde menos te lo esperas, encuentras a gente en tu camino llegando a hacerte creer que estabais destinadas a conoceros. De las cosas malas, también salen buenas, y de un curso que ha sido malo, muy malo para mi, salio uno de mis grandes apoyos a día de hoy..una persona con mucha fuerza, energía y positivismo dentro que me ha enseñado a valorar tantísimo todo lo que me rodea…una persona que es el claro ejemplo de actitud y a la que, aunque lo sabe perfectamente,  valoro y admiro infinitamente.

Y después de llevar media vida escuchando que conocer a gente por internet puede ser muy peligroso, que no hay que fiarse de quien esta al otro lado de la pantalla..apareces tu, tan igual a mi, con tantas cosas en común..y me haces creer en que hay amistades con tanta fuerza como para hacerme sentirte muy cerca aun teniéndote a tantos kilómetros de distancia. Y que voy a decir yo de ti, si hoy tengo la mayor de la suertes por poderte tener a mi lado después de medio año sin verte…creo que sabes todo de mi Irene, mi fiel apoyo siempre.

Y como no, mi super compi. Aunque nuestros comienzos puedan llegar a parecer hasta graciosos, quien me iba a decir a mi que un tuit sobre una persona a la que tanto admiramos ambas te iba a poner en el lugar en el que estas hoy en mi vida. Quien me iba a decir que ibas a ser mi rutina, que iba a verte mas que a mi propia madre – tan literal…-, que íbamos a compartir afición, gustos musicales, amistades en común, viajes, eventos e incluso una carrera, que ibas a ser mi mayor apoyo, que ibas a ser tan necesaria en mi vida, que dos días sin tí ya me iban a parecer una eternidad…no sabes lo afortunada que me siento por tenerte y todo lo que bendigo a día de hoy ese tuit! Solo espero que sigan sumandose años y momentos, tenemos muchas cosas pendientes por hacer y muchos sueños que cumplir, ya lo sabes...

Y tampoco puedo olvidarme de esas amistades de toda la vida, que ya no se parecen a lo que eran hace cuatro o cinco años, con las que ya no hablas todos los días, ni siquiera todas las semanas, pero que te hacen sentir que siempre van a tener un ratito para ti, que siempre van a ser tu apoyo y que, a pesar de llevar meses sin veros, parece que os visteis ayer mismo por toda la confianza que sigue habiendo.

Además todos estos cambios me han coincidido con segundo de bachiller, con un cumulo de sensaciones contradictorias, por lo que he sabido en primera persona lo que era estar agotada, no poder ni con mi propia vida, vivir a base de valerianas y pastillas, sentir el mayor estrés que había sentido nunca, pensar que todo me venia grande, que no estaba preparada para ello, que solo quería parar, descansar y dedicarme el tiempo que tantos meses llevas sin dedicarme…pero también sabia que es lo que quería en mi vida, cuales eran mis objetivos y todo lo que debía luchar para conseguirlos. Jamas había sobrevivido durante tantas semanas seguidas durmiendo tres o cuatro horas al día, jamas había sabido lo que era llorar del cansancio y la impotencia acumulada hasta ese momento, pero después de tanto sufrimiento llega el día, o mejor dicho los tres días, de demostrarlo todo, el día en el que te lo juegas todo a una y a pesar de los nervios y el agotamiento que llevas encima, ahí estas, dispuesta a darlo todo.

Y al de unos días aparecen los resultados y me doy cuenta de que todo ese esfuerzo realmente si ha servido para algo, que me ha merecido totalmente la pena, que soy capaz de hacer mucho mas de lo que creo y que cuando hay tanto esfuerzo, constancia y ganas detrás de algo, es imposible que salga mal…y me siento feliz, muy feliz y orgullosa de dejar atrás todos aquellos libros que no me interesaban ni lo mas mínimo para empezar a abrirme paso y a construir poquito a poco mi futuro, esa carrera con la que llevo soñando desde bien pequeña.

Y es solo en el momento en el que llego por primera vez a la universidad cuando me doy cuenta de que eso que parecía estar tan lejos ya ha llegado, que esta allí mucho antes de lo que pensaba…y experimento la mejor sensación que se podría tener, la de amar lo que hago. Y me doy cuenta de ello cada día que voy a la universidad con ganas y con una sonrisa…esa sonrisa que en bachiller no salía, y es que ¡¡¡que bonito es hacer lo que te gusta y porque te gusta!!!

Y por último me doy cuenta de que a pesar de todos los cambios que han ocurrido en todo este tiempo hay alguien que sigue ahí, que nunca se ha ido…y esa es la familia, mi familia, esa de la que tan afortunada me siento.

Porque he visto perder la vitalidad a una de las personas que me ha criado y me he dado cuenta de que el dolor psicológico puede hacer mucho mas daño que el físico, pero también he aprendido muchísimas cosas durante estos casi diez meses de alguien tan pequeño, pero tan grande a la vez. He sabido lo que era la unión en los malos momentos, pero también las lagrimas de emoción cuando ha aparecido un rayito entre la oscuridad. He sabido lo que era sentir el apoyo de mis padres en muchas situaciones importantes de mi vida y no hay nada mas bonito. He sabido lo que era sentirme orgullosa de la educación y valores que ellos me han dado y también he sabido lo que era sentir su máxima confianza hacia mi cuando ni siquiera yo misma la tenía…y lo noto como algo tan bonito, tan real, que nunca conseguiré expresar lo afortunada que me siento.

Pero pongo todo en una balanza y decido quedarme con lo positivo, porque he aprendido a exprimir la vida un poquito mas de lo que lo hacia antes, a dar importancia únicamente a lo importante, a no dejar que me afecten las cosas que no deberían, he aprendido a tener muy en cuenta hasta el mas mínimo detalle...y eso para mi, no tiene precio, porque vida solo hay una y no hay nada mas bonito que aprender a  disfrutarla bien acompañada y haciendo todo aquello que te apasiona!

Y por último, a ti  que me estas leyendo, gracias por ayudarme a irme a la cama todos los domingos con una sonrisa enorme, gracias por contribuir a mi felicidad, gracias por darme un apoyo enorme cada vez que me lees sin ser consciente de ello, gracias por valorar el trabajo que hay detrás de ''Inside my closet'' , gracias gracias y mil gracias por ayudarme a confiar en mi, por darme la seguridad que me falta, por hacerme sentir lo bonito que es dedicar tu tiempo a lo que realmente me gusta y que, por si fuera poco, haya a alguien que le guste lo que haces…Espero que este sea el segundo cumple de muchísimos mas a vuestro lado, ¡gracias de todo corazón! Espero que os haya gustado este post que he escrito con tantísimo cariño, que tanto me ha servido para hacer balance de este año y en el que he sido mas transparente que nunca…aunque no lo parezca, me quedo con todo lo positivo. Y es que todo cambio de esta vida me ha servido para aprender…y estoy muy orgullosa de haberlo hecho tanto este ultimo año. Con muchísimo amor,

                                                                                                                     ADRIANA


PD. ¡os quiero millones!